Domingo, 18 de abril de 2010

Se denomina Restauración al período que sigue de 1815 a 1848, justo después de la caída de Napoleón. La moda cambia de nuevo aunque pasa por dos fases diferentes. La primera va de 1815 a 1830, período en el que se sucedieron las revoluciones liberales burguesas de la década de 1820. La segunda de 1830 a 1848, fecha clave y final de las revoluciones que culminaron con la famosa Primavera de los Pueblos de 1848.

PRIMERA ETAPA (1815-1830)

El frac suele ser de colores oscuros, pardo, negro o verde bronce y cuello bajo y plano que suele ser de terciopelo.

Chaleco de piqué en blanco y otro encima de seda, ambos con cuello en chal.

El redingote tiene solapas cortas y abotonamiento muy alto. A partir de 1824 los redingotes de alpaca tendrán las solapas redondeadas.

Las corbatas son variadas: lazo a lo Lord Byron, corbata en cascada, vaporosa y sin almidón, y la corbata de baile que no se ata pero que se sujeta con doce alfileres.

Hay variedad en los abrigos: capa, gabán con esclavina, abrigo pelisa o abrigo español.

En las mujeres la falda se acorta y se ensancha, los vestidos de baile se adornan con varios volantes con una fila de copos, cuatro tiras de muselina fruncida, rulos de satén rellenos de algodón o debiés dentados.

Se empieza a usar la hombrera llamada jockei.

Las mangas largas de gasa transparentan una corta manga abultada llamada de balón.

Usan cinturones de cinta anudados a un costado, las pañoletas de muselina y las mantillas de tul cuyos faldones bajan hasta la rodilla. Los canesús no llevan mangas.

Los redingotes no llevan jockeis sino una esclavina simple o doble y un gran cuello de tul o de gasa.

SEGUNDA ETAPA (1830-1848)

En los hombres el frac o casaca deja libre la cintura.

El chaleco con solapas muestra una camisa bordada o con pliegues.

El pantalón bastante ceñido oculta las trabillas de los zapatos.

El redingote o levita es ceñido hasta la cintura con solapas y cuello de terciopelo, llega hasta medio muslo.

Las corbatas se enrollan con más negligencia y son menos abultadas. El sombrero de copa es cónico.

En los vestidos de las mujeres las mangas cambian a mangas jamón y los jockeis se prolongan formando una especie de esclavina corta: la berta.

El vestido de baile se abre quedando al descubierto la falda bajera a la cual el uso de enaguas dobles da una amplitud exagerada.

El corpiño se alarga en punta y se cubre con un canesú-esclavina transparente y que lleva un encaje que cae sobre los hombros.

El vestido de tarde suele llevar esclavina.

A partir de 1840 la esclavina se ajusta al busto y provoca la desaparición de las mangas jamón.




Tags: ropa, estilo

Publicado por Amane_Hitchcok @ 23:30  | Moda
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios