Mi?rcoles, 25 de mayo de 2011

Cibeles, nombre latino de una diosa nativa de Frigia, en Asia Menor, y conocida por los griegos como Rhea, la mujer del tit?n Cronos y madre de los dioses ol?mpicos. Cibeles era una diosa de la naturaleza y de la fertilidad venerada en Roma como la Gran Madre de los Dioses. Creadora de almas, proteg?a contra el esp?ritu del mal, pues llena de benevolencia socorr?a a quienes la invocaban. Su culto consigui? importancia en Roma a partir de Augusto que sent?a por ella una especial veneraci?n.
Un especial aspecto de Cibeles es que da or?culos y provoca ?xtasis, tanto para propiciar la profec?a, como para aliviar los dolores y aun la muerte. El principal santuario de la diosa en Roma se levant? en el Palatino y se inaugur? el 191 a.C.

El culto de Cibeles/Rhea estaba dirigido por sacerdotes eunucos llamados coribantes o gallus que conduc?an a los fieles en ritos orgi?sticos acompa?ados por gritos salvajes y una fren?tica m?sica de flautas, tambores y c?mbalos. El cargo m?s importante del sacerdocio metr?aco romano fue el de "Archigallus" (Attis populi romani), nombramiento m?s de car?cter pol?tico que religioso.
En la Roma del siglo II y III d.C., puede decirse que las "Attideia" se celebraban con gran esplendor, hasta el punto de que el Emperador, el Senado y el Prefecto de la ciudad, se dirig?an al Palatino para honrar y dar gracias a la Mater Salutaris entre las aclamaciones del pueblo. Las fiestas frigias se celebraban todos los a?os del 15 al 28 de marzo. A partir de Antonino su culto tuvo ritos secretos (misterios).
La ceremonia en torno a la cual giraba todo el proceso inici?tico era el bautismo de sangre que el ne?fito recib?a del sacrificio de un toro, taurobolium, o de un carnero, criobolium. Etimol?gicamente, Taurobolio significa caza del toro con red y Criobolio caza del carnero. En el ritual frigio tanto el toro como el carnero eran degollados y el bautismo de sangre recibido por el devoto curaba enfermedades e incluso la muerte.

ANTECEDENTES INDIGENAS EN LUCUS AUGUSTI
Ricardo Pol?n en su reciente libro sobre el Camino Primitivo a Compostela, que recorre el trayecto original de Lucus Augusti a Bracara Augusta, describe la existencia de numerosos castros, m?moas y medorras prerromanos cercanas a Santa Eulalia de B?veda y catalogados por Nicandro Ares. Ambos determinan que el m?s cercano es el de Corvazal, situado a escasos quinientos metros. Tambi?n el autor describe la leyenda popular de la existencia de un camino enterrado entre el castro y el santuario, y que al lado del primero, conocido popularmente por "A Modorra" existe la Pena Piador, llamada as? en alusi?n a los cantos de una gallina encantada que resid?a en ?l y que desaparec?a de la vista cuando alguien se paraba a mirarla.
Esta leyenda que permanece en la memoria colectiva de los habitantes del lugar permite comprobar los antecedentes existentes al culto a Cibeles. La existencia de un ave encantada con una canto m?gico y que realiza su encanto sobre una roca es sin duda el antecedente ind?gena a las sibilas encarnadas en aves que residen en los templos de Cibeles.

CRISTIANIZACI?N DEL SANTUARIO
El lugar se transform? seg?n el rito paleocristiano, e igual que otros lugares de la pen?nsula, en la capilla de Santa Eulalia. El rito del misterio de Cibeles fue perseguido ya que entraba en confrontaci?n directa con el nuevo bautismo jud?o cristiano. As? se cubri? el estanque del ritual con un nuevo pavimento de m?rmol y se picaron las pinturas murales inferiores, que seguramente hac?an referencia a los misterios de la diosa.
S? se mantuvieron las caracter?sticas del or?culo de las sibilas en las voces de las aves. Eulalia proviene del griego e incorpora el prefijo eu (eu), que significa bien, propicio, favorable. El segundo elemento, lalia (l?lia), del verbo lalew (lal?o) significa hablar. El conjunto de los dos elementos nos da para el nombre de Eulalia el significado de "Bien hablada", "Elocuente", "Convincente", caracter?stica determinante de las Sibilas.
Santa Eulalia vivi? entre los siglos III-IV, mujer joven, virgen y m?rtir que, seg?n las diferentes tradiciones, naci? en M?rida o en Barcelona. Dedic? su juventud a impartir ense?anzas y consejos entre los ni?os y los m?s necesitados, dejando un gran ejemplo de fe. Dice la tradici?n que al morir la santa, la gente vio salir de su boca una blanqu?sima paloma que volaba hacia el cielo, y que los verdugos salieron huyendo. La Santa, que por esa raz?n es patrona de las aves, ofrec?a sus consejos a los dem?s; ambas caracter?sticas enlazan con la imagen pagana de las sibilas.
El cristianismo adopt? entre sus creencias a los personajes de las sibilas, presentes en la Biblia, y Santa Eulalia permiti? con su leyenda una f?cil cristinizaci?n de los lugares donde se les rendia culto.
En M?rida, la bas?lica paleocristiana de Santa Eulalia posee elementos que la relacionan con la arquitectura romana y caracter?sticas constructivas que recuerdan las bas?licas de B?veda y Barcelona, siendo por otra parte muy importante y ya documentada por los estudiosos la presencia cercana de la diosa Cibeles en la ciudad romana.
Se la venera en la Catedral de Barcelona, ya que es la patrona de la ciudad, e igual que en Lugo en su templo existen en recuerdo del santuario de Cibeles, adem?s del desaparecido baptisterio de planta cuadrada que conten?a en el centro una piscina donde se celebraban los bautismos, las im?genes de las sibilas encarnadas en las aves. Lo sorprendente es que en lugar de ser en pinturas murales, en la catedral de Barcelona las ocas, faisanes, codornices y palomas est?n vivas, son cuidadas con esmero por los sacerdotes y cantan aun hoy sus augurios cada d?a.


Publicado por Amane_Hitchcok @ 17:28  | mitolog?a
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios