S?bado, 17 de abril de 2010

Vanessa Bell

Nació el 30 de mayo de 1879 y su vida estuvo marcada por su peculiar familia, sobre todo por la relación con su hermana Virginia Woolf, y el grupo de Bloomsbury, del que fue como la argamasa que une todos los ladrillos del edificio formado por personalidades tan especiales como Gerald Brennan, Duncan Grant, Roger Fry, Dora Carrington.

El origen del Bloomsbury Group nade de Thoby Stephen, hermano de Vanessa y Virginia al organizar las tertulias de los Thursday Evening's, en el número 46 de Gordon Square, en 1905. Ese mismo año, en otoño, preparó Vanessa el Friday Club para que los pintores pudieran discutir sobre arte y hacer exposiciones.

En 1907, el 7 de febrero, Vanessa se casa con Clive Bell y se instalan en el 46 de Gordon Square. El 4 de febrero de 1908 nació su primer hijo, Julian, que murió en la Guerra Civil española. El 10 de agosto de 1910 nació su segundo hijo, Quentin Bell. En la primavera de 1911 Vanessa y Roger Fry, uno de los pintores más influyentes de Londres, inician su relación amorosa.

Fue durante un viaje a Turquía con Clive Bell, Roger y Harry Norton (matemático) cuando Vanessa sufrió un aborto y debió regresar a Londres junto a su hermana Virginia. En esta ocasión se invirtieron los papeles y la habitualmente enferma se convirtió en enfermera.

En 1912 Vanessa entró en uno de sus mayores periodos creativos y realizó la Segunda Exposición Post Impresionista. En 1918 pintó La Bañera. Evoca el silencio, la ausencia, la lejanía, la soledad y la insatisfacción. Era la época en que compartía el amor de Duncan Grant con el amante de este, David Garnet (Bunny), se ocupaba de la casa, los niños y de atender las necesidades de ambos. Otra pintura famosa de Vanessa fue "A Conversation", donde tres enormes mujeres llenan el cuadro. Realizó además el diseño de las cubiertas de los libros de su hermana Virginia, recubriendo con unos dibujos que emanaban serenidad, suavidad, fluidez, toda la gama de sensaciones que fluían de los textos.

Vanessa vivió hasta el 7 de abril de 1961. Tuvo siete nietos. Siempre mantuvo un halo de misterio impenetrable, un enigma que obstaculizaba ser conocida a fondo, ni siquiera por quienes más amaba.

Vanessa Bell es claramente una pintora postimpresionista y predominó sobre todo el retrato de familiares y amigos. Sus pinceladas sueltas y pastosas pero de gran fuerza y soltura. El color es lo más importante, al igual que la luz a través del color, ambas características del impresionismo.

En los personajes no podemos adivinar ningún rasgo psicológico porque casi siempre posan leyendo. Esta es una influencia, probablemente, del hecho de haber pertenecido al grupo de Bloomsbury, la mayoría escritores.


Tags: pintoras, arte

Publicado por Amane_Hitchcok @ 20:01  | Pintura
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios